Un proyecto que desarrolla prótesis para mujeres sin vagina en Elche, premiado por el MIT de Boston - Fundación Conexus
18339
post-template-default,single,single-post,postid-18339,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-listing-2.0,qode-lms-2.0.1,qode-social-login-2.0.1,qode-music-2.0.1,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,qode-restaurant-2.0,qode-tours-2.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.0.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Un proyecto que desarrolla prótesis para mujeres sin vagina en Elche, premiado por el MIT de Boston

elche-alicante-comunitat-valenciana-comunidad-fundacion-conexus

Un proyecto que desarrolla prótesis para mujeres sin vagina en Elche, premiado por el MIT de Boston

La Universidad Miguel Hernández de Elche, junto con profesionales del Hospital San Joan de Alicante y la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana, llevan a cabo un proyecto en el que desarrollan prótesis para mujeres sin vagina, casos de mutilación genital severa y cambios de sexo.

Al frente del proyecto se encuentra la ginecóloga María Isabel Acién y está siendo financiado por la Agencia Valenciana de la Innovación. En palabras de la doctora el proyecto logra “acortar el tratamiento quirúrgico, disminuir el tiempo de estancia hospitalaria y es de gran comodidad para las usuarias”.

“Se trata de un tampón grande que se introduce tras una disección del espacio que hay entre la vejiga y el recto, entre los músculos del suelo pélvico”. En el caso de que la paciente haya sufrido mutilación genital “se abre el espacio sellado por el vertido de ácidos”. Los pacientes deben llevar el dispositivo todo el día hasta que se genera la piel, bastando con usarlo unas horas a partir de ese momento, generalmente mientras duermen.

El innovador dispositivo se ha desarrollado mediante “tecnologías de diseño paramédico e impresión 3D” y se realizado de manera personalizada por lo que “suele adaptarse al cuerpo de cada una de las pacientes”. Gracias a él, personas como María una joven de 26 años que padece el síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser, una malformación genética, pueden llevar una vida normal.

Este estudio patentado en España, ha recibido recientemente un premio al “proyecto con mayor potencial para mejorar la vida de las personas” otorgado por el MIT de Boston.

Fuente: El País.



Si quieres conocer más sobre la Fundación...