Investigadoras de la C. Valenciana demuestran que el aroma del tomate protege los cultivos - Fundación Conexus
18356
post-template-default,single,single-post,postid-18356,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-listing-2.0,qode-lms-2.0.1,qode-social-login-2.0.1,qode-music-2.0.1,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,qode-restaurant-2.0,qode-tours-2.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.0.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Investigadoras de la C. Valenciana demuestran que el aroma del tomate protege los cultivos

Investigadoras de la C. Valenciana demuestran que el aroma del tomate protege los cultivos

Investigadoras de la Comunidad Valenciana demuestran que un aroma emitido por los tomates puede proteger otros cultivos de bacterias. El estudio ha sido llevado a cabo por investigadoras del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas de la Universidad Politècnica de València (UPV) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Dicho estudio, que ha sido publicado en la revista “Frontiers in Plant Science”, determina que los tomates emiten un compuesto denominado “hexenyl butyrate” como medio de protección frente a los ataques de bacterias y que es precisamente esa sustancia la que puede utilizarse en otras plantas con ese mismo fin.

Purificación Lisón, investigadora de UPV-CSIC señala que “La aplicación de este compuesto en campo permitiría al sector disponer de una nueva estrategia natural para mejorar el rendimiento de los cultivos”, añadiendo que “protegerían a los cultivos frente a estreses biótopos y abióticos de una forma sencilla, barata y muy eficaz”.

Lo más llamativo de este compuesto es que es capaz de cerrar estomas “que es la clave en la protección de la planta” y que no existe en ningún otro producto del mercado. Además, destaca su facilidad de uso, ya que se puede aplicar tanto pulverizándolo directamente sobre la planta como en dispositivos difusores.

Entre sus propiedades, destaca su nula toxicidad (su uso está también aprobado en alimentación) y su bajo coste. El hecho de que produzca cierre estático hace también que exista protección frente a la bacteria “Pseudomonas syringae” y aumente la resistencia de los cultivos.

Fuente: Levante EMV.



Si quieres conocer más sobre la Fundación...